jueves, 22 de enero de 2009

NICARAGUA: ELECCIONES EN LA RAAN CUESTIONADAS.

A cuatro días de haberse realizado las elecciones regionales; los grandes ganadores son los Partidos Pactistas FSLN - PLC quienes compartieron el poder con el Partido Indigenista Yatama en al menos dos municipios: Puerto Cabezas y Waspam.

Estos últimos no conformes con el recuento de votos en Waspam, capital del Río Coco o Wangki han promovido un recurso de nulidad ante las autoridades del Consejo Electoral Regional; mientras grupos vinculados al PLC amenazan con tomarse la sede del mismo y la casa del Presidente de dicho organismo.


Tropas anti - motines de la Policía Nacional han sido distribuidas para custodiar los edificios públicos y principales plazas de la ciudad; ante el temor y cierta indifencia de los ciudadanos que lo único que quieren es que se termine todo esto para seguir con su vida dentro de una tranquilidad plagada de limitaciones sociales y económicas.

A pesar que el Consejo Supremo Electoral no ha publicado los resultados finales de estas elecciones regionales queda claro al menos los siguientes puntos:

1. Los 3 Partidos Políticos en contienda sacaron menos votos que las elecciones

municipales pasadas.

2. Aumento de la abstención del electorado en mas del cincuenta por ciento.

3. Apatía e indiferencia ciudadana.

Todo esto debe considerarse como un castigo a la credibilidad de los Partidos Políticos en la Región; la desconfianza de grandes sectores poblaciones que ya no creen o están resentidos con ellos y se abstienen de votar.

Simplemente por que están haciendo mal las cosas; están sumidos en la corrupción y en la indolencia gubernamental.

La población está demandando respuesta a sus problemas económicos y sociales y ninguno de ellos ofrece la implementación de una política coherente que saque adelante el país y la región.

Por primera vez en muchos años; las celebraciones electorales quedaron relegadas a las casas de los funcionarios "ganadores" tal vez por un poco de verguenza y el haberse dado cuenta que las ases no están del todo en sus manos.


Homero.