domingo, 23 de abril de 2017

¿MERMELADA O JALEA?

Tengo la costumbre (buena o mala) de meterme en pláticas donde no me llaman; siempre lo hago con la intención de ayudar en algo y normalmente me va bien (no me muerden). 

Resulta que hace pocos días, en un supermercado de la localidad, un señor con una joven (supongo que era su hija) no se aclaraba si comprar jalea o mermelada de guayaba. La chica más desinteresada en el tema le dice: "es lo mismo", mientras terminaba apresuradamente de enviar un mensaje de su celular. 

El señor vuelve a ver discretamente para todos lados, porque presiente que algo no anda del todo bien. 

Yo que estoy en el mismo tramo seleccionando la jalea que voy a comprar le digo con aplomo: no es lo mismo, señor, sáquelo por lógica; si fuese lo mismo ¿Por qué la misma casa comercial pone en el mercado envases diferenciados "jalea de guayaba" o "mermelada de guayaba"?.__ ¡Eso mismo digo yo! __dice el señor alegre de confirmar su presentimiento. 

La chica me vuelve a ver de medio ojo, levanta una ceja y sigue chateando. 

Mire, la jalea se hace del jugo de la fruta, es más chirria y viscosa y la mermelada se hace solamente de la pulpa, por eso es más espesa. Ambas son sabrosas y tienen distinto proceso de elaboración. 

¿y usted, para qué la quiere? pues para untarla en el pan, contesta__ Pues ya, yo le recomiendo la jalea. 

El señor agradecido me dio la mano, la chica me regaló una mirada indiferente y yo, pues seguí a salvo, veleteando y comprando.


Homero.

viernes, 24 de junio de 2016

EL ASOMO.

El niño asomó su cabeza por la ventana. Todos los días hacía eso. Pasaban las personas por la acera frente a su casa y nunca respondía los saludos. Ocasionalmente, unos niños de la vecindad se paraban frente al jardín, abriendo las piernas y saltando en derredor hacían muecas con sus manos, para luego salir corriendo. Un día de tantos ya no salió. La ventana estaba cubierta por una gruesa cortina de tafetán. Años después pasé por el mismo lugar y me encontré un anciano sentado en el umbral de la casa y con justa curiosidad me acerqué a preguntar__ Buenos días señor, ¿Usted sabe de un niño que vivía en esta casa y que solía asomarse por la ventana? El hombre pareció no inmutarse, tenía los dedos de sus manos entrelazados con una delgada cadena.____ Era mi hijo__ respondió__ Era ciego de nacimiento. Me despedí rápidamente y me marché abrumado, uno a veces mira cosas en la vida que no son lo que parece.


Homero.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Y VOLVEMOS A LAS PROMOCIONES.

El día de ayer me llevé tremendo disgusto como una de mis hijas; contesto su llamada en medio de una sesión de trabajo, porque pienso en una urgencia inesperada. Cuando le pregunto si pasaba algo me dice que algo urgente como es la graduación de mi nieto y que necesitaba "equis" cantidad de dólares (sí, "lapas verdes") porque la maestra había decidido hacer la graduación en un hotel capitalino de "5 estrellas". Yo un tanto ingenuo le pregunté que de qué se graduaba mi nieto y me respondió con aplomo: "de segundo nivel de preescolar". Me enojó tanto esa respuesta, que nos peleamos, al final de la discusión: sólo atiné decirle que si pedía hotel de 5 estrellas en una graduación de segundo nivel de preescolar, ¿qué iría a pedir cuando se graduara de bachiller? Ir al Japon o a la luna, supongo. No hay derecho. Tanta superficialidad y manejo de vanidad y soberbia, hace que los niños crezcan como mimados, tontos.


Homero.

lunes, 26 de octubre de 2015

TROZO DE PAPEL

¿Sabes escribir? Le pasé un trozo de papel y un lápiz a la niña que vendía naranjas. Abrió sus ojos y me quedó viendo. Otro día, respondió. Tomó su cesta de naranjas y salió por la puerta de mi oficina, regalándome la última mirada.

Homero.
Octubre 26, 2015.

martes, 8 de septiembre de 2015

LA CARRERA MARATONICA DE LA TECNOLOGIA DE CONSUMO.

Si algo saben hacer las grandes compañías transnacionales es explotar a más no poder una de las debilidades más antiguas de la sociedad basada en la propiedad privada: poseer bienes materiales. 

En esta ocasión no me estoy refiriendo a la legítima aspiración de alcanzar tus sueños: tener una casa, tener un vehículo, una buena refrigeradora, un buen televisor, incluso un perro ¿Por qué no? Me estoy refiriendo a teléfonos celulares, a tablet, a relojes tecnológicos, a máquinas de juego. Y es que el "estar conectado" es una necesidad que se ha ampliado y distorsionado más allá de la cordura y la sensatez.

Todas las compañías fabricantes de celulares, en una alianza perversa con las compañías telefónicas nacionales (o internacionales), te ofrecen "planes", para estar siempre conectado: Facebook, twitter, whatsaap, etc. La mejor "pantalla" la mejor "cámara" para tomarte millones de "selfies". Otros te ofrecen una maravillosa experiencia para bajar tus aplicaciones preferidas de juegos, chistes, humor, revistas, música, videos. Y yo me pregunto una y otra vez ¿y a qué hora vamos a trabajar para comer?

Lo que me ha motivado a escribir este post, me lo dio una chica joven de 18 años que trabaja como empleada doméstica en el vecindario. Su salario no supera el mínimo, unos 150 dólares al mes. Pues muy seria ha llegado hasta mi oficina y me ha pedido que le ayudara a cotizar un celular, pero que sea de los "bonitos", de esos que tienen cámara con flash, que se puede ver videos , escuchar música y que se conectan a internet. 

Durante la breve conversación que sostuvimos, me percaté que su conocimiento sobre tecnología es poca; no sabía decirme, cuanto dinero se pensaba gastar en ese celular "bonito". Le expliqué que hay teléfonos de gama baja, media y alta y que de acuerdo a lo que me había dicho le podía sugerir uno de gama baja con un desempeño decente; lo básico. Cuando me preguntó el precio, le dije que podría costar unos 100 o 150 dólares, pues me dijo que eso no quería, que su preferencia era comprar otro más "bonito", o sea, más caro. Y para que no tuviera dudas, me enfatizó con suficiente fuerza que si debía trabajar todo un año para comprarlo pues lo iba a hacer.

Como verán, no había nada más que conversar, la chica tenía metido entre ceja y ceja, comprarse el celular más "bonito". Muy atrás, habían quedado sus otras necesidades primarias.

¡Qué mierda de capitalismo! pensé. No fue la guerra contra la dictadura la que nos mató, sino el consumismo. 

Homero.






viernes, 29 de mayo de 2015

NICARAGUA: 30 DE MAYO. DIA DE LAS MADRES.



En Nicaragua, la celebración del Día de las Madres, el 30 de mayo, es la actividad más importante a nivel nacional. En la Costa Caribe Nicaragüense, se le suma la celebración del Palo de Mayo y el orgullo de ser afrodescendiente.

Su origen distinto al resto de los países es porque el General Somoza para congraciarse con su madre; decretó (estableció) que el Día de las Madres debía de celebrarse en la fecha del cumpleaños de su madre. Y así se quedó. Ningún gobierno desde 1979 ha intentado cambiar la fecha. Lógicamente, ya nadie se acuerda de esto y la celebración depende más bien de la competencia de empresas y comercios que se disputan quitarle el salario a los trabajadores.

Así que, a partir de hoy 29 de mayo hasta el domingo 31 de mayo, la mayoría de los hogares nicaragüenses, celebraran el día de la madres poniendo a sus madres a cocinar todo el día.

Homero.



miércoles, 14 de enero de 2015

LA VIBORA Y EL GARROBO

Estaban cerca del camino dos grandes amigos: una víbora y un garrobo discutiendo sobre los humanos. La víbora argumentaba que el hombre estaba lleno de prejuicios y que por eso, no era de fiar; el garrobo más indulgente le decía que era cosa de ganarse su confianza y que por eso hasta podía vivir tranquilamente en los patios del pueblo.

Así pasaron discutiendo un buen rato, mientras tomaban el sol de la mañana; en eso divisan a un hombre que viene caminando  a la orilla del camino de forma distraída.  La víbora le propone al garrobo un plan__ Cuando pase cerca de nosotros,  yo lo voy a morder ligeramente y vos salís corriendo por el camino hasta meterte nuevamente en el monte. Así lo hicieron y el hombre al sentir el mordisco en el ojo del pie, pegó un brinco y exclamó: ¡Ayy! mientras sacudía con la mano el pantalón, en eso miró que el garrobo salía en carrera por el camino hasta meterse al monte y dijo: ¡Ve que jodido el garrobo, yo ni sabía que mordía a los humanos! y siguió caminando tranquilamente.

El garrobo interpeló a la víbora y le dijo: ¡Ajá! ¿viste que no me hizo nada? Esperate, esperate que el Plan no termina mi querido garrobo. Le contestó la víbora, mientras sacudía la cola de un lado a otro.

Al rato, divisaron que venía por el camino otro hombre y le dijo la víbora al garrobo que el plan ahora era al revés, vos garrobo lo vas a morder suavemente y yo voy a salir rápido entre sus piernas y me voy a meter al monte. Así lo hicieron: El hombre al sentir la mordedura del garrobo gritó ¡Ayy! el garrobo se escondió rápidamente y se coló la víbora entre sus piernas, serpenteando veloz y metiéndose entre los matorrales. El hombre al ver la víbora gritó nuevamente dando saltos y gritando como loco:  ¡Ayy!  ¡Ayy! me picó una maldita culebra, mientras daba saltos, lleno de terror ¡Ayy!  ¡Ayy! y en eso se desplomó, quedando desmayado en mitad del camino. La víbora sin dejar de reírse le dijo al garrobo: para que veas, el hombre está lleno de prejuicios y no es de fiar. El garrobo se puso a reír con ella y le dijo: ¡Ya me jodiste! Y siguieron platicando mientras se desplazaban entre los matorrales.

Homero.

NOTA: Esta historia estaba basada en una que me contó Don Héctor Gaitán Torres, de autor anónimo.