viernes, 23 de noviembre de 2007

EL COMUNISTA DE VANGUARDIA


























Mi nombre es Gerardo Gutierrez; militante comunista

Para ser miembro del Comité Central del Partido; tenía que pasar una prueba;me dieron la misión de organizar y dirigir un mitín en la Plaza Parque Central de mi pueblo exactamente frente a la Estación de la Guardia Civil.

Como podrán entender estaba cagado.

¿Cómo carajo iba a hacerlo? Sabiendo que la Guardia me podía agarrar a golpes y culatazos y meterme a la cholpa.

Me armé de valor y me metí dos guaspirolazos entre pecho y espalda.

Busqué la hora mas cercana a la noche por si me tocaba huir; digo correr por que los revolucionarios no retrocedemos jamás...y si retrocedemos solo es para tomar puntería...

Pues bien; me puse en el centro de la plazoleta del parque con un megáfono y comencé a gritar; es decir, a dar mi discurso:

"Compañeros...Compañeros...

Atención por favor.

Les hablo en nombre del Partido Comunista de Vanguardia.
El único partido revolucionario capaz de dirigir a las masas del proletariado hacia la toma del poder político que de al traste con la burguesía y el imperialismo..."

Mientras hablaba miraba que la gente pasaba de largo; me miraban como bicho raro


"Es la hora de la liberación; es la hora de romper las cadenas de la explotación; como dijo Marx, Engel y Lenín; dictadura del proletariado..."

Yo estaba asustado; y veo que un guardia que estaba sentado en un taburete se me viene acercando poco a poco y yo sigo gritando mas...

"No podemos dejarnos vencer por el miedo; pueblo trabajador, únete a nosotros. No a la represión. Muerte al Imperialismo..."

El guardia está cada vez mas cerca de mí; yo me preparo para darle con el megáfono en la cara; aunque contra un fúsil que podría hacer; seguro me da el tortazo en la frente.

Cuando estoy listo para correr le grito:

"Viva la Revolución Comunista. Viva el proletariado. Viva Marx..."


Y veo que me levanta la mano; yo levanto el megáfono para darle un tortazo aunque sea y me dice:

Estoy de acuerdo con usted.


(Fin de la Historia)


Homero.

13 comentarios:

Lucía dijo...

Claro que sí ¿por qué no iba a estar de acuerdo?
Besos.

HOMERO dijo...

Lucia: para que veas pues...Un beso. H.

Sakkarah dijo...

Es raro...pero posible, ¿por qué no?

La defensa del obrero es lo lógico, es quien lo necesita.

Un beso.

HOMERO dijo...

Sak: raro pero posible; de hecho puedes encontrar aliados donde menos lo esperas. Un beso. H.

Trini dijo...

Es que no se puede pensar mal de la gente sin saber:):):)

Genial.

Un abrazo

Batsi dijo...

¿Dónde está mi comentario? :O

HOMERO dijo...

Trini: Por supuesto que no. Es malo guiarse por prejuicios o juicios previos sin ningún fundamento. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Batsi: ¿Cual comentario amor? Simplemente no lo pusiste por que no aparece ni como borrado. Un beso. H.

Tesa dijo...

No sé en Nicaragua, pero aquí en España un guardia civil, es un trabajador mal pagado, sin dercho a asociarse ni expresarse libremente,
que vive en casas-cuarteles, en muchos casos con pocas comodidades, sin pagas por las horas extras y su disponibilidad absoluta...

Seguro que muchos estarían de acuerdo con el discurso de tu Comunista de Vanguardia.

Me gustó la historia, Homero.

Batsi dijo...

Sone que lo puse o no te llego... en fin...

esta semana no he andado bien de la cabeza con tanta fiebre, jijijiji

HOMERO dijo...

Tesa: hay una parodia en la historia. Ridiculizo el discurso panfletario del "comunista de vanguardia" todas esas frases trilladas de esta gente fabricadas en el Kremlin. Los verdaderos revolucionarios no son así. La historia es cierta y le pasó a un militante de un micropartido de izquierda que ya desapareció. Supongo que siguen celebrando y recordando el pasado glorioso de la ex-Unión Soviética. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Batsi: necesitas descansar mi vida; después que te tomes un caldito. ¿Te lo hago? Un beso. H.

Tesa dijo...

Entiendo lo que quieres decir, Homero, aquí es el lastre que le queda a la izquierda, no me refiero a los socialistas, sino al partido Izquierda Unida, una coalición de partidos que no acaba de despegar, aunque haya gente muy valiosa dentro de sus filas, por cuatro chalados nostálgicos de la dictadura encorsetada y casi religiosa de la antigua Unión Soviética que tratan de imponer su discurso de viejos eslóganes sin sentido en la época que vivimos.

Un abrazo.