viernes, 19 de junio de 2009

EL JUEZ DESEABLE

El Juez encarna todo el poder soberano del pueblo. Es aquel que administra justicia (función jurisdiccional) y la aplica al caso concreto (función competencial).

El juez solo debe obediencia a la ley (Constitución y demás leyes) y debe tener como atributos especiales; la imparcialidad e independencia en el ejercicio de sus funciones.

Por lo tanto; no aplica ese poder para servirse de él de modo alguno. El Juez no es un sheriff sacado de una historieta de vaqueros.

El Juez por esa alta función al servicio de la sociedad; debe sustraerse de toda practica política partidaria o de figureo ante los medios de difusión.

El Juez no es para andarse tomando fotos con el Jet set o con la clase política criolla.

No debe conocer de ningún caso en el que podría estar contaminado su juicio; sea por amistad o enemistad contraída anteriormente con alguna de las partes; no debe recibir ningún tipo de dádiva o prebenda fuera del salario que le ha asignado el Estado.

Debe aplicar justicia con equidad y ponderación; teniendo como límites de su actuación la ley y el respeto a los derechos humanos de las personas.

Debe cumplir eficientemente con su trabajo; incluso laborando sin horarios como expresión material de su alto sentido de servicio.

Los jueces no deben ser nombrados por clientelismo político; deben todos los optantes entrar en igualdad de condiciones para que mediante concurso por oposición sea seleccionados los mejores, atendiendo a estrictos criterios objetivos. De la misma manera, el derecho de ser promovidos o destituidos solo por causas fijadas previamente por la ley.

Sin embargo, debo advertir que la calidad humana de un optante a Juez no se mide por recitar el código al pie de la letra si no por la aplicación que hace de la norma al caso concreto; con sapiencia jurídica y humanidad.

Finalmente, el Juez debe ser un estudioso del Derecho; debe ser un jurisconsulto que se enriquece de la practica cotidiana en el ejercicio de la función jurisdiccional y del estudio permanente de la ley y de la doctrina.


Homero.

2 comentarios:

Lara dijo...

Especialmente con humanidad.
Muuuuuuuuacks!

HOMERO dijo...

Así es Lara. Un beso. H.