domingo, 30 de noviembre de 2008

NO ME GUSTA

No me gusta conversar sobre glorias pasadas; el éxito se exagera y te ciega.

No me gusta conversar sobre lo que quise y pudiera y lo que no hice y si fuera; por que es una especulación inútil, sin sentido que aprisiona el zapato en el largo y amplio caminar.

No me gusta escuchar canciones del pasado. Las guardo en mi memoria pero no las oigo.
No quiero que me atrapen con una tela pretérita pegajosa y asfixiante.

No me gusta nada que me ate al recuerdo.

Prefiero vivir en la eterna frescura de la evolución.

Mi barca no lleva ancla y moriré en ella.


Homero.

8 comentarios:

objetivopoetas dijo...

Hola, Homero.
Estoy desde este ángulo.
Me adhiero a lo que has escrito.
Un abrazo.
Anna

Lara dijo...

A mí tampoco me gusta que me aten los recuerdos pero me gusta recordar.
Muuuuacks!

Fata Morgana dijo...

A mí también me gustan porque hacen que conserves gente que está lejos y te quiere. Pero sí que hay una forma de nostalgia que mata y no es sana.
Un abrazo.

Julia dijo...

Yo soy adicta a la melancolía y los recuerdos (sí, lamentablemente a los tristes también) pero entiendo lo que querés decir...
Saludosss.
Que tengas muy buena semana!!!

pau dijo...

Es bueno rememorar; se aprende mucho o poco, pero lo mejor es que se dejan de repetir errores.
El truco es no relamerse en ello.

Capricornio dijo...

Yo prefiero el equilibrio. Me gusta recordar mis propias glorias y elogiarme solo de lo que he hecho y logrado. A veces ignoro más los momentos duros y difíciles, pero son los que me ayudaron a madurar.
Miro y voy de frente. Intento evolucionar todos los días y en todos los sentidos.

Sakkarah dijo...

Es que no es bueno vivir de recuerdos...

Yo no suelo echar la vista atrás.

Un beso.

Aquí me quedaré... dijo...

Los recuerdos suelen contarnos mentiras...