lunes, 18 de agosto de 2008

VIAJE AL PUEBLO


Eran tiempos en que se transitaba en carretas jalada por bueyes o en bestias; para bajar al pueblo;vender una parte de la cosecha,comprar alimentos, ropa y calzado.

Don Rodrigo; estaba aliñando la bestia seguido por los ojos de su hijo Ruperto.

¿Cuando va regresar papa? Preguntó un poco soñoliento Ruperto.

"Yo no voy a ningún lado".___ Le contestó Don Rodrigo.

En este viaje irás vos, hijo. Ya estás grande para hacerte cargo de las cosas de la casa.

Pero papa; yo no entiendo mucho de bestias; la mula va cargada y si después no quiere caminar ¿Qué hago?

Don Rodrigo se acomodó el puro en su boca, mascando y escupiendo un poco de tabaco y le dijo:

"Te subes a una parte alta y comienzas a gritar NECESIDAD NECESIDAD NECESIDAD y ya veras como se resuelve el problema."

Ruperto le volvió a preguntar: ¿Estás seguro Tatá? Sí hijo._ Le volvió a responder Don Rodrigo. Ve con Dios.

Ruperto se le lavó la cara; comió un poco de frijoles en bala con tortilla y apuró un poco de café que había calentado en el fogonero de leña.

Está amaneciendo muchacho; debes apurarte.__ Le dijo Don Rodrigo.

"Me voy papa; ai nos vemos".__ dijo Ruperto mientras se ajustaba el sombrero de pita en la cabeza y se limpiaba las manos en el pantalón de drill que se había comprado en el verano pasado.

Eran pasado las nueve de la noche y se apareció Ruperto por su casa; todo sucio y revolcado.

Don Ródrigo lo esperaba pacientemente, sentado en una pata de gallina; fumándose un puro y con un posillo de cafe humeante.

Las sombras de sus cuerpos danzaban a la luz tenue de un candil de kerosine.

Don Rodrigo se puso a reír y le preguntó:

¿Y que te pasó Ruperto? Parece que te botó la bestia y te arrastró.

"Ay papa; vengo hecho leña".__ Le contestó Ruperto resoplando.

Esta bestia se puso rebelde y no quería caminar. Se sacudió la carga y toda la regó en el camino.

Don Rodrigo siguió riéndose a carcajadas y le preguntó: ¿Y como hiciste hijo?

Pues te hice caso y me subí a un peñasco y comencé a gritar:

¡NECESIDAD¡ ¡NECESIDAD! ¡NECESIDAD! y me cansé de gritar y nunca vino la rejodida NECESIDAD

El papa sin dejar de reírse le preguntó nuevamente: ¿Y qué hiciste entonces?

Pues se me ocurrió arrimar a la bestia a la orilla del peñasco para acomodar nuevamente la carga; la ajusté y seguí mi camino al pueblo; por eso me agarró la tarde.

Pues ya ves hijo; acudió la NECESIDAD a tu llamado.

¿Pero como es eso papa? Si nadie llegó. Yo me fajé solo.

Sí hijo; la necesidad llegó hasta donde vos y resolviste el problema.

La necesidad es la base de todo el conocimiento.

Vení sentate y bebamos un café.


Homero.


(Esta historia me la contó originalmente mi madre quien a su vez se la contó mi abuela y a mi abuela no se quien se la contó pero... ¿Importa eso? Yo lo que hice fue contárselas a mi manera.)

9 comentarios:

Trini dijo...

La necesidad es la que nos empuja a hacer las cosas más difíciles y salvar los obstaculos que nunca imáginábamos podríamos llevar a cabo. Buena enseñanza, para el que ansíe aprender.

Un abrazo

azpeitia dijo...

con cinco años, viajaba y azuzaba con un palo los bueyes que íban con su carro a recoger patatas al campo.
Una vez subido en la cresta del carro lleno de patatas a la hora de volver al caserío, volcó y rodé cueta abajo con todas las patatas...me lo has recordado...un abrazo de azpeitia

Fata Morgana dijo...

Excelente historia. De hecho, los pueblos que más NECESIDAD tienen son los que mejor saben instrumentarse ¡y es justamente ante eso, por la NECESIDAD! Será por eso que siguen vivos.
Gracias por tu comment, Homero, un placer tenerte por casa, y ya me pasaré por el blg que me dejas.
Besazo.

trebol dijo...

Bonita historia, de esas para pasar de padres a hijos....
Besotes
Pd. he vuelto!!!

Fata Morgana dijo...

Te dejo mi nuevo dominio, que lo cambié

www.atravesdelayahuasca2.blogspotcom

Bss

El Zopilote dijo...

Buen relato amigo buen relato. Por medio de la necesidad se alcanzan grandes éxitos.

calurosos saludos amigo,

Lara dijo...

Y yo me alegro de que la hayas compartido con nosotros ;)
Muuuuuuacks!

Pilar dijo...

¡Que bonita historia y que bien relatada!. Nadie sabemos lo que somos capaces de hacer hasta que aparece la necesidad. Antes la gente maduraba antes, ahora los padres queremos evitar dificultades a los hijos y les allanamos el camino, ¿es eso bueno?, creo que no.

Un abrazo

Té la mà Maria - Reus dijo...

me gusta de tanto en tanto visitarte tienes buenos post y muy educativos, un fuerte abrazo de tu amifo de Reus Catalunya