sábado, 9 de enero de 2010

VIVIR ES COMPARTIR

"La vida es un juego del que nadie puede retirarse, llevándose las
ganancias."

Andre Maurois (Émile Herzog 1885-1967)


Las personas atesoran cosas materiales desde pequeño; marcan su territorio, su propiedad comenzando con sus juguetes. Se les enseña a cuidarlos y guardarlos pero no a compartirlos.

Ese modelo se va reproduciendo y desarrollando a lo largo de los años; se les suma bienes incorporales de valor inestimable; inventos, marcas y patentes, recetas de cocina, trabajos académicos, libros y los famosos "secretos de familia" que tan celosamente se guardan de generación en generación hasta que; alguien se rebela y lo transmite o todos mueren junto con la tradición.

Uno de los problemas en la evolución de la sociedad hasta hace unos pocos años: cuando se comenzó a masificar el uso de la gran web eran los espacios cerrados.

Las clases pudientes son los que estudiaban en nombre de millones de personas que debían sentirse agradecidas con los estudiosos. Por eso, ellos trabajaban y acumulaban capital y los otros trabajaban y morían en la fábricas o en las fabelas.

Se crearon equivalencias injustas; desproporcionadas. Se premió al trabajo intelectual muy por encima del trabajo manual; aun se hace pero a escala universal.

Ahora son un pequeño grupo de naciones ricas de grandes desarrollos tecnológicos, los que se pelean el mercado de naciones pobres con tecnologías obsoletas.

Así por ejemplo, mientras una computadora portátil puede costar menos de un salario para alguien pudiente, cuesta veinte salarios de un trabajador asalariado de mi país. Esas son las equivalencias injustas a las que me estoy refiriendo.

Los científicos sociales hablan de población y desarrollo pero ¿a qué desarrollo nos estamos refiriendo? El desarrollo no se debe medir por la cantidad de electrodomésticos que tienen las personas; debe comenzarse a medir por si tienen acceso a los servicios básicos: salud, educación, vivienda y trabajo digno.

Una propuesta para disminuir la brecha educacional es precisamente el intercambio de información y conocimientos.

La escuela y la universidad debe llegar al campo y a las fabelas; gratuitamente.

Las personas jubiladas podrían ser contratadas nuevamente por Estado para compartir sus experiencias y conocimientos.

Todos podríamos hacer lo mismo; en nuestro barrio, en nuestra comunidad, desde nuestros blogs.

Enseñemos a nuestros hijos a compartir; aprendamos a compartir.



Homero.


13 comentarios:

Lara dijo...

Si compartiéramos más yo creo que seríamos menos miserables.
Muuuuuuuuuuuuacks!

Anna dijo...

Amigo mío, es complejo el qué y el porqué de esta constante en la jauría humana.
Compartir es pérdida de privilegio y poder.
Aplaudo tu escrito.
Me quedo con ese sabor amargo que se asentó en mis entrañas, al ver la campaña de un juguete, en las pantallas de televisión.
Es que no tenemos vergüenza.
Migajas, sólo migajas.
Eso es lo que estamos dispuestos a compartir. Y mirando los beneficios que nos caeran.
Uno de ellos la reducción de impuestos.
Una cosa que se les va de las manos es que ya no se comulga con ruedas de molino.
Este medio ha llevado la imagen de neón a lugares en que no se sostiene ni una bombilla.
Todavía quedan lugares a los que no ha llegado, pero llegará.
Lo que es negocio se extiende como mancha de aceite. Y esto lo es.
No nos regalan nada.
Alimentamos con nuestra sangre este cuerpo social de la virtualidad.
Por aquí se ha estrenado una película, Avatar. Ayer me la intentaban explicar mis alumnos y alumnas de quinto de primaria.
Por algún sitio apunté que esto de la virtualidad es como el mundo del sueño.
Para bien y para mal.
No será nuestro nuevo opio del pueblo.
Mucho interés tienen en llevarlo a las aulas.
Aunque es posible que se les vaya de las manos y haga de los blogciudadanos seres con pensamiento crítico.
Hay muchos cachivaches que entretienen dando placer fatuo.
Has movilizado mis ideas.
¡Gracias!
Un abrazo y esperemos que éste sea un buen año.

HOMERO dijo...

Totalmente de acuerdo Lara. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Estimada Anna: Vos y yo sabemos el amplio y profundo significado del verbo COMPARTIR; no es recoger la ropita vieja que ya no te sirve para regalarla a los pobres. No. Estoy convencido que estamos forjando una sociedad virtual en la que todos sin excepción nos ha cambiado la forma de ver las cosas; para bien o para mal como bien señalas. Esto del blogueo debe tener también sus paradigmas. BLOGGEAR CON CALIDAD compartiendo lo mejor que tenemos en nuestros pensamientos. Un abrazo amiga. H.

El Doc 9 dijo...

Homero querido, feliz 2010, gircas por Apuntar en el argentino Doc9 y además, te queria dejar este apunte

http://eldoc9.blogspot.com/2009/07/de-dictadores-guerrilleros-y-cornudos.html

podes pegarlo en la barra, que tiene que ver con tu país, Nicaragua. Abrazo grande

Aprendiz dijo...

Muy buena reflexión. Desde niños en el colegio, incluso en la guardería se les dice a los niños... Hay que compartir!!! pero de adultos todo lo dicho se nos olvida a muchos y queda en nada. Si esto no sucediese no habría tanta diferencia de clases en este mundo y todo sería mucho más justo y equitativo.

Un abrazo.

Mª Ascensión dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mª Ascensión dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mª Ascensión dijo...

Querido amigo ¡cuánta razón tienen tus palabras! No sé hasta qué punto llegarán a perderse muchos de los valores de antaño con este gran "desarrollo" como lo llaman. Se da y se ayuda a los otros, se comparte aquello que ya no sirve, deteriorado o no pero que ya no no es de interés para nosotros. El verdadero significado de la palabra "compartir" .. "partir con el otro" está bien claro en ella. Lo que tienes partirlo con el otro. Esperemos pues y luchemos para que desde nuestros blogs el grito se alce alto y fuerte y se abran las mentes al verdadero significado de las palabras para que no nos engañen cuando se dice "todo será mejor" y "así estará bien".
Un gran abrazo.

El Señor de Monte Grande dijo...

Creo nos falla la educación desde chicos, ademas de otros factores, lo que nos lleva a salvarnos nosotros mismos (al menos en Argentina mi pais), esto lleva a que las diferencias sean cada vez mayores y lo que es peor es que a lo lejos el panorama es cada vez mas negro y se siente en el ambiente una fuerza negativa que va "in crescendo" lo que nos va a llevar nuevamente a tiempos asarozos, lo que va a hacer que cada vez menos por mas que pongamos esfuerzo la idea de compartir y ser mas justo se va acabando.

Un abrazo desde MG

Blanka dijo...

No sabes Homero lo de acuerdo que estoy con tu reflexión, ganaríamos muchisimo todos si compartiéramos y sobre todo si nos dejarán compartir como queremos, la cantidad de penas y disgustos que arreglaríamos y haríamos de esta vida un poco más justa para todos.
Un besito

Hada Lunera dijo...

Me emocioné, porque hasta la realidad más injusta puede sonar A a poesía, aunque las lágrimas no sean de felicidad...
Besote, tanto tiempo...

María Rodríguez dijo...

Querido Homero:

mi nombre es María Rodríguez (lasindias.coop), en este momento estoy desarrollando un proyecto para la cumbre eurolatinoamericana. Se trata de hacer un mapeo de red de los principales blogueros del continente demodo que la Secretaría de Estado para Iberoamérica del Gobierno español pueda enviarles aquellas propuestas y acuerdos intergubernamentales que entren en relación con sus temas habituales de trabajo.

Por ello quería preguntarle si me podría enviar un nombre completo de contacto (puede ser un alias si lo desea) y una dirección de email para añadirle al mapeo.

Muchas gracias y un saludo

María
info@lasindias.coop