lunes, 6 de abril de 2009

EL MARAÑON DE MI ARBOL


Este es el primer marañón de mi árbol después del Huracán "Felix" que destruyó una buena parte de mi ciudad y de mi casa, hace 2 años.

Jugoso el fruto y bondadoso el árbol.

Es como una forma de decirme que está listo para re-entablar la comunicación conmigo; su amigo.

A diferencia de los colonos; los indígenas con culturas ancestrales no cortan los árboles, solo se sirven de su fruta y le piden permiso al árbol para cortarlas.

Yo también le he pedido permiso y el gustoso me lo ha dado.

Homero.

4 comentarios:

Lara dijo...

¿Sabes? Yo también pido permiso antes de coger un fruto o cortar una flor ;)

HOMERO dijo...

Una buena cultura Lara. Un beso amiga. H.

Chesana dijo...

Hay quien sonríe cuando lo cuento, pero suelo hablar a las escasas plantas que aún resisten en mi patio. Puede que sea un síntoma de locura, pero lo cierto es que no me importa eso; ellas escuchan y yo veo luego lo bonitas que se ponen. Amigos?... hasta bajo las piedras, dicen... o en un humilde geraneo, por qué no?.

No puedes imaginar la alegría del reencuentro contigo, que andaba yo muy perdida últimamente. Gracias por seguir ahí, y por aparecer.

Un enorme abrazo amigo mío.

Gata dijo...

homerito!!! q bueno encontrarte! me he unido a vosotro porque acabe cansada de myblog.
Me pasaré guapo, por lo pronto te echo ya el lazo para no perderte en este mar tan tan grande
un besazo amigo