viernes, 26 de septiembre de 2008

CANSADA


Tirada en el sofá del amplio vestíbulo; aburrida ajaba sus mejores vestidos.

No pudiendo salir sola sin su hombre, no necesitó salir de casa para encontrar a otro, que plácido alimentara corazones y carnes.

Llegó un día a casa el marido y no encontró comida ni mujer ni arreglo.

Encerrada en su hogar. Cansada.

Se había ido la hermosa mujer martillada por los celos del hombre rico de canoso pelo.




Homero.

9 comentarios:

M.Jose dijo...

Así son algunas situaciones querido amigo. A veces llegamos tarde para quien nos espera...
Un beso
MJ

Lara dijo...

Los celos nunca pueden ser buenos, nunca.
Muuuuacks!

Fata Morgana dijo...

Pues viejo, canoso y dineroso no es buena combinación. Al menos para mí, no.
Besitos.

Mariluz Barrera González dijo...

En la letra de una canción de Franco de Vita escuche una frase que me encantó: "Tal vez se me olvidó que te amaba... tal vez no estuve cuando me necesitabas"...

la rutina es terrible para el amor...

Aquí estoy homero visitando tu casa virtual.

Un abrazo.

HOMERO dijo...

Ma José: O lo que es peor, pensabamos que te esperaba y no era cierto. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Lara: Normalmente no lo son. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Me has hecho reír Fata. Un beso amiga. H.

HOMERO dijo...

Mariluz: En este caso no creo que el esposo la amara; simplemente quería tener a una muñeca de sala en una jaula de oro. Gracias por visitarme. Haré lo mismo. Un abrazo. H.

Maya dijo...

De estas historias en mi país, muchas mi querido Homero.