jueves, 29 de mayo de 2008

LA HERENCIA A LOS HIJOS


(foto tomada de internet para ilustrar el post)


Usualmente los padres a cierta edad, comienzan a preocuparse por la herencia que les van a dejar a sus hijos.

Existen diferentes comportamientos frente a este asunto


1. Comencemos por lo más fácil; bienes materiales.

Todos ellos se ponen un rótulo en su frente que dice: "Yo quiero lo mejor para mis hijos, no quiero que sufran lo que yo he sufrido y por eso me mato trabajando por ellos para que no les haga falta nada, ni ahora ni después"


Pues bien, son esos padres que les dan todo tipo de gustos materiales a sus hijos; incluso, comprometiendo seriamente su economía para que, no solo no le falta nada, si no para pagarles el exceso.

Los hijos en perfecta correspondencia con ese proceder "obligado" de sus padres; no le piden, exigen que les financien sus necesidades básicas, sus excesos inmediatos y futuros.

Llevan en su frente un rótulo dirigido a sus padres que dice: "Si me tuviste como hijo, ahora me tenés que mantener y dar los gustos que quiero"

Son esos padres que trabajan para dotar a sus hijos todo tipo de comodidades para que no "sufran"cuando sean mayores. Hablamos de vivienda, vehículo y dinero suficiente para desarrollar su vida.

Algunos les enseñan a sus hijos a trabajar; otros no, bajo la lógica de que "mis hijos no deben trabajar por que para eso trabajo yo"; estos últimos son los que mantienen a sus hijos en sus casas; algunos hasta mueren en la casa de sus padres, siendo mayores.

Estos padres "sacrificados" por sus hijos, no siempre pueden cumplir con sus propósitos por lo que no es raro que pongan su casa y todos sus bienes a nombre de sus hijos, para que queden "asegurados". Se convierten entonces, y con suerte, en inquilinos del último cuarto en la casa de sus "hijos" y si no, pues van a un asilo o a posar donde algún amigo caritativo.

2. Están los padres que se preocupan exacerbadamente por la formación académica de sus hijos en sentido amplio (educación formal, deportes, musica, arte, etc); los mandan desde pequeño a todo tipo de curso, capacitaciones y estudios. Mantienen la agenda ocupada de sus hijos. Les encanta lucirlos en las conversaciones con sus amigos y aún con desconocidos. Mi hijo aquí mi hijo allá. Son los que enseñan orgullosos todas las medallas y premios "ganados" por sus hijos. Muchos de ellos hacen juegan con la regla premio-castigo material. "Si me traes un 100 te compro un ipod." Los hijos comienzan a jugar de la misma manera ¿Que me vas a dar si te traigo un 100? financian los estudios a sus hijos hasta verlos a todos graduados en algo. Muchos de estos padres quedan también en la calle por que comprometen sus economía mas allá de sus límites. Otros siguen esta línea, ponderadamente, proveen la educación a sus hijos que pueden financiar y los despachan a la calle para que se ganen la vida.

3. Están los padres que además de combinar algo del punto 2; les inculcan a sus hijos valores espirituales; valores éticos. Se preocupan por que sus hijos no solo tengan formación académica si no también educación para la vida; para construir una sociedad mejor. Valores como honradez, honestidad, justicia, equidad, conciencia ecológica, trabajo, respeto, derechos humanos, género, interculturalidad, desarrollo sostenible; y, por qué no decirlo, algunos les inculcan a sus hijos valores religiosos o cristianos.


Conversando con un buen amigo coincidíamos en el punto 3; es decir, que si bien es cierto la formación académica es importante; la mejor herencia que les podemos dejar a nuestros hijos son los valores espirituales.

¿Y vos, que les vas a heredar a tus hijos?


Homero.

19 comentarios:

M-R-R dijo...

Yo pienso que la mejor herencia es conservar a los padres dignamente hasta el fin de sus días, es la mejor herencia que podemos quedarnos de ellos, ver que han vivido sus ultimos años felices y junto la familia, no en un asilo o en una clinica solos. saludos.

Lara dijo...

Al final las cosas materiales son las que menos valor tienen.
Muuuuuuacks!

trebol dijo...

Yo si algún día tengo hijos, posiblemente les inculque lo que mis padres me enseñaron a mí, que fue que hay que trabajar muy duro para conseguir algo en esta vida, si quieres algo hay que trabajar.
Respeto, tolerancia, etc.....
Nada de caprichos que no son necesarios, intentar que tengan una buena educación, pero cuando sean grandes que ellos mismos elijan su camino....
No sé si seré buena madre o no, pero lo que tengo claro es que hay que ser humilde y sino hay dinero, no hay y si hay que esperar un tiempo para poder hacer algunas cosas pues hay que esperar...
Besotes

arrabalpoético dijo...

No me quiero calificar como padre pero me acerco al tres.
Buena reflexión.

HOMERO dijo...

MRR. Es una buena forma de ver las cosas; como un agradecimiento eterno e impagable por todo lo bueno que te dieron. Un abrazo. H.

HOMERO dijo...

Lara: Así es amiga. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Me parece bien Trebol: tienes una buena perspectiva para eso futuro, si se presenta. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Francisco: Bueno, ya te has calificado de alguna manera. Un abrazo. H.

Trini dijo...

Bueno...
Mal momento este para contestar a esta pregunta...
La herencia que les quiero dejar a mis hijos es la que ami me van a dejar mis padres, o sea, el saber respetar a los demás, el trabajo,el amor familiar...Esa es la que yo quisoera dejar, otra cosa es la que ellos han querido aprender.Lo que no he sabido trasmitirles es mi amor por la vida, mi alta esperanza, mi espíritu luchador...
La verdad es que creo que he fracasado como madre, ojalá el tiempo, (espero que aún me pille en esta vida) me quite el pesimismo con que escribo este comentario...

Un abrazo

azpeitia dijo...

¡ufff! que razón tienes......los hijos son muy complicados...uno no sabe como acertar....
Gracias por tus palabras...si te fijas en el blog, hay una Poesía Vertical y luego otra Poesía Horizontal...para cerrar el ciclo...un abrazo y enhorabuena siempre por tu blog que toca temas candentes...un abrazo de azpeitia

Poetiza dijo...

Yo les dejo mi amor. Siempre les hago ver lo importante que es amar sobre todas las cosas. Amar sin condiciones. Besos en tu ventana. Cuidate.

Dinosaurio dijo...

Tienes más razón que un santo, Homero. Y la opción 3 parece la mejor, pero en este mundo de un consumismo (capitalismo) salvaje tan duro, ¿cómo convencerles de que lo mejor es que aspiren a ser buenas personas (que no es poco)?
De todos modos, hay que decirselo, demostrárselo es más difícil.
Un fuerte abrazo.

neurotransmisores dijo...

Hay cosas que se pueden aprender pero no se pueden enseñar.

Saludos.

M.M. dijo...

Pues en mi caso lo tengo claro. Valores espirituales. Humanidad, amor por el projimo, tolerancia, respeto por la opinión del otro, amor a los animales, a todo ser viviente, respeto por las religiones. Lo demás, se lo daré dentro de mis posibilidades, pero siempre tratando de brindar las cosas en su medida justa.

Un fuerte abrazo Homero.

Maya

HOMERO dijo...

Trini: no creo que hayas fracasado como madre. Eres una mujer ejemplar en todo el sentido de la palabra. Un beso. H.

HOMERO dijo...

azpeita: Los hijos son complicado y complicado los padres. No hay recetarios para ser padre o hijos. Me apunto por lo valores y lo demás viene por agregación. Lo de la poesía he visto; doy por descontado que guardan un equilibrio entre ellas. Una abrazo y gracias por tus amables comentarios. H.

HOMERO dijo...

Poetiza: pues eso es lo mas importante. Lo material nunca suple amor. Un beso. H.

HOMERO dijo...

Dino: Como dice el refrán hay que predicar con el ejemplo. Lo que haces moderadamente tus hijos lo hacen en exceso. Eso me dijo un amigo y es cierto. Un abrazo. H.

HOMERO dijo...

Neuro: nadie aprende en cuero ajeno. Excepto que lo hagas propio. Un abrazo. H.