miércoles, 3 de julio de 2013

¿QUIEN CONTROLA A QUIEN?

Cada vez se hace el trecho más corto; jóvenes de ambos sexos se relacionan tomando como referencias modelos de dominación de unos sobre otros. Impera la ley del más fuerte pero en forma sutil. Juegan a engaños y cuando alguien sale lastimado le echa la culpa a todos sin asumir que fue parte de ese juego superficial e hipócrita. Conversando con mis alumnos del Taller de Poesía; que son chavalos entre los 12 y 17 años de edad; unos a otros reclamaban por injusticias cometidas por el sexo contrario sin asumir autocríticamente una posición más equilibrada. En la búsqueda de la diversión se comprometen valores que se suponen no negociables. Chicas con embarazados no deseados y chicos huyendo de la responsabilidad y el compromiso como niños que han descubierto de pronto que pueden engendrar hijos como si fuesen personas adultas.  Padres dictadores con viejos métodos de control que sin saber arrastran a los hijos a tomar decisiones alocadas. ¿Por qué? por que no conocen a sus hijos, no se sientan a platicar con ellos. Los chicos crecen, reproducen viejos modelos y muchas veces no están cerca sus padres ni tampoco sus maestros; al menos, para darles un simple consejo. ¿Qué podemos esperar de ellos? Que les enseñe la calle.

Homero.

2 comentarios:

ღ amy sum ღ dijo...

Es como el cuello de una botella, llega el momento en que estalle por lo estrecho de la salida y entonces todo se descontrola, la educación debe iniciar en casa, los padres como guía deben ser responsables y no dejarlo a los colegios, es la unión de pequeños aportes lo que forma a los jóvenes, tanto aprenden en casa las bases sólidas como en el colegio y en la calle, pero si desde el hogar falla, entonces no tienen armas para hacer de su vida un tesoro en el cual adentrarse y disfrutar, para todo llega su momento, tiempo al tiempo.

Saludos.

Pau dijo...

Hace muchos años aprendí que solo podemos enseñarles con el ejemplo. El cariño el amor, y el respeto, son nuestras armas más inteligentes y efectivas. Luego ya veremos